viernes, 20 de mayo de 2011

El murciélago de colores

Dicen que en la antigüedad el murciélago era el ave más bella de la Creación, aunque esto haya sido hace mucho tiempo, ya que ni las personas más grandes lo recuerdan.

En un principio, los murciélagos eran animales como los conocemos hoy. Un día un murciélago subió al frío cielo a pedirle plumas al Creador, como las que ya había visto en otros animales que volaban. Pero el creador no le podía dar plumas, entonces le recomendó bajar de nuevo a la tierra y pedir una pluma a cada ave que existiese.

Y eso fue lo que hizo el murciélago, eso sí, pidiéndole solamente a las aves con plumas más bellas, llamativas y de más colores. Cuando terminó su recorrido, el murciélago había recolectado un gran número de plumas que envolvían todo su cuerpo.

Al ver él mismo su belleza, volaba y volaba mostrándola orgulloso a todos los pájaros que existían, estos hasta paraban su vuelo para admirarle. Agitaba sus alas con muchas plumas, aleteando feliz y con cierto aire de prepotencia. También una vez, como marcando su paso al volar, creó el arco iris.

Era muy bello. Pero era tanto fue su orgullo que la humildad quedó sin lugar en nuestro murciélago, y cada vez se tornaba más ofensivo para con las distintas aves. Hacía sentir chiquitos a cuantos estaban a su lado, con su continuo pavoneo sin importar las cualidades que ellos tuviesen.

Hasta al colibrí hacía sentir mal al no llegar a ser dueño de una décima parte de su belleza. Así siguió nuestro murciélago hasta que el Creador, al ver lo que el murciélago hacía y que no se contentaba con disfrutar de sus nuevas plumas, sino que las usaba para humillar a los demás, le pidió que subiera al cielo, donde también se pavoneó y aleteó feliz. Aleteó y aleteó mientras sus plumas se desprendían una a una, descubriéndose de nuevo desnudo como al principio. Durante todo el día llovieron plumas del cielo, y desde entonces nuestro murciélago ha permanecido desnudo, retirándose a vivir en cuevas y olvidando su sentido de la vista para no tener que recordar todos los colores que una vez tuvo y perdió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada